La pasión que Esteban siente por las aves se remonta a más de 250 años, cuando sus antepasados comenzaron a retratar pluma por pluma la anatomía de estos animales.

Esteban ha rescatado y acogido a muchas de las aves que más tarde se convierten en la inspiración de su obra.